Definición De Antipirético

La fiebre es una respuesta fisiológica compleja provocada por estímulos infecciosos o asépticos. Aunque la fiebre beneficia la respuesta inmune no específica a los microorganismos invasores, también es vista como una fuente de malestar y comúnmente se suprime con un medicamento Antipirético.

Las elevaciones en la temperatura corporal ocurren cuando las concentraciones de prostaglandina aumentan dentro de ciertas áreas del cerebro. Estas elevaciones alteran la velocidad de disparo de las neuronas que controlan la termorregulación en el hipotálamo.

Todos hemos escuchado o tomado en algún momento un medicamento antipirético, estos son simplemente aquellos que están destinados a regular la temperatura del cuerpo bajando las altas temperaturas. Es decir, que bajan la fiebre.

Antipirético

Los fármacos antipiréticos se pueden agrupar en tres categorías generales en función de sus mecanismos de acción. Estos incluyen los corticosteroides, la aspirina y otros AINE, y el paracetamol. Cada uno ejerce sus efectos en diferentes puntos de la vía de respuesta febril.

Aunque no se usan generalmente para la antipirosis, los corticosteroides suprimen la fiebre a través de mecanismos directos e indirectos. Bloquean la transcripción de citoquinas pirogénicas y COX inducible a través de interacciones que involucran al receptor de glucocorticoides. Regulan la síntesis de receptores de citoquinas y, al inducir la lipocortina 1, inhiben de manera secundaria la actividad de la fosfolipasa A2, una enzima crítica en la vía sintética de la prostaglandina. Esto a su vez conduce a la supresión de la fiebre.

El acetaminofén y la aspirina y los otros AINE inhiben la síntesis mediada por COX de los tromboxanos y prostaglandinas inflamatorios del ácido araquidónico. La ciclooxigenasa tiene varias isoformas distintas, de las cuales COX-1 y COX-2 son las mejor estudiadas.

Sin embargo, este concepto dicotómico de una COX-1 constitutiva y una COX-2 proinflamatoria inducible ha demostrado ser demasiado simplificado. Algunas células no solo expresan la COX-2 de forma constitutiva, sino que, bajo ciertas condiciones, la COX-2 también ha demostrado promover la curación de las lesiones de la mucosa y la resolución de la inflamación.

El modo de acción del paracetamol puede implicar varios mecanismos distintos, incluida la inhibición de la ciclooxigenasa y la activación del canal de la transpirina 1 (TRPA1) del receptor transitorio, este último recientemente asociado con la propensión del paracetamol a provocar hipotermia en dosis más altas.

Compartir es de sabios. Difundelo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *