Definición De Ecuanimidad

Quizás has escuchado el término Ecuanimidad utilizado para describir cierta manera de tomar una noticia o de enfrentar un evento. Sin embargo, puede que su significado no esté muy claro. Veamos a qué se refiere este concepto.

La palabra “ecuanimidad” proviene del latin “aequanimitas” que significa mente equilibrada. Está formada por dos términos diferentes: aequus que significa nivelado o equilibrado y animus que significa mente o espíritu. Este análisis etimológico nos ayuda a entender a qué se refiere este término.

Ahora podemos entender que cuando se habla de Ecuanimidad este concepto se puede definir como un estado psicológico de tranquilidad o equilibrio que le da a la persona que lo presenta cierta compostura a la hora de enfrentar noticias o eventos que pueden ser perturbadores emocionalmente.

Este término se puede encontrar como referencia en muchas religiones refiriéndose a esta como una virtud que vale la pena desarrollar.

ecuanimidad

En Yoga, por ejemplo, se habla de la ecuanimidad como una de las virtudes en los Yoga Sutras de Patañjali. Esta, junto a las demás virtudes, se pueden encontrar a través de la constante meditación combinada con las prácticas regulares de pranayama y asanas así como otras disciplinas mentales.

Al igual que en el yoga, en el estudio y práctica del Budismo, esta virtud fue descrita por el Buda como la base del conocimiento y la libertad. Además, describe una mente ecuánime como “abundante, exaltada, inmesurable, sin hostilidad y sin mala voluntad”.

Por su parte, en el Judaísmo esta es también una virtud que se considera de gran importancia como parte de los fundamentos del desarrollo moral y espiritual.

Además, algunos filósofos cristianos se refieren a este concepto como parte esencial de las virtudes que guiarán a los fieles a cumplir con otras virtudes teológicas importantes para la religión.

Como se puede ver, la ecuanimidad ha sido una virtud importante no solo desde tiempos remotos. Además, es ampliamente valorada en muchas religiones y dogmas como una característica de vital importancia para encontrar el equilibrio del yo para así poder avanzar en el conocimiento más profundo.

Deja un comentario