Definición De Valores Humanos

Los Valores Humanos se han empleado de maneras distintivamente diferentes en el discurso humano. Si uno quiere saber el origen del término Valor, se puede afirmar con mucha firmeza que proviene de la palabra latina que significa “ser de valor”. Considerando que, el diccionario Oxford define el término como el valor, deseabilidad o utilidad de una cosa. De hecho, es difícil definir valores, ya que son tan completos en una naturaleza como nuestra vida humana.

Los valores humanos son un conjunto de medidas y comportamientos consistentes que las personas eligen seguir y practicar a medida que se esfuerzan por hacer lo correcto o lo que la sociedad espera que hagan. Las leyes y las pautas legislativas generalmente están determinadas por una idea general de los valores humanos.

Los padres pasan sus sistemas de valores inherentes a sus hijos de forma continua que comienza inmediatamente después del nacimiento. Como madres y padres de sus hijos, inculcan sus creencias y valores personales directa e indirectamente a través de sus ejemplos. Los niños también aprenden valores a través de maestros, líderes religiosos, amigos, compañeros y la sociedad en general. Así que estos valores pasan de una generación a otra.

Valores Humanos

Estos valores incluyen honestidad, confiabilidad, diligencia, disciplina, equidad, amor, paz, justicia, empatía y administración del medio ambiente. También pueden extenderse al desinterés y priorizar las necesidades de otras personas antes que el yo.

La sociedad tiende a alentar e incluso a esperar la presencia de estos valores. Mostrar atributos negativos no se recomienda. Las personas que muestran atributos negativos que van en contra de los valores humanos generalmente son condenados por la sociedad. De manera similar, las personas que muestran ejemplos positivos son admiradas e incluso recompensadas por la sociedad.

De particular importancia, se espera que los líderes y personas en posiciones influyentes muestren fuertes valores humanos. Estas posiciones incluyen políticos, abogados, doctores, maestros y profesionales en el mundo de los negocios. Las personas en estos puestos tienen más poder que otros miembros de la sociedad. Por lo tanto, también tienen más oportunidades de violar los códigos de valores y sus ejemplos negativos pueden tener un mayor impacto en otros.

Con la premisa de que los valores definen las creencias en lo que está bien o mal, extender estas creencias a las acciones es la encarnación de la ética. El comportamiento ético implica acciones que son consistentes con creencias y valores personales.

Estos valores estimulan la acción de las personas que luchan por incorporar estos rasgos y creencias en sus vidas diarias. Aunque los valores humanos pueden parecer abstractos y generalizados, están vinculados a acciones y actitudes que surgen en respuesta a situaciones cotidianas.

Una persona que se esfuerza por vivir con integridad abordará situaciones con una actitud de honestidad, confiabilidad y diligencia. Una persona que quiere mostrar amor y empatía con los demás cuidará de atenuar las actitudes y respuestas para garantizar que ejemplifiquen una actitud amorosa.

La sociedad establece expectativas para individuos y grupos que son necesarios y necesarios para la función positiva y el bienestar colectivo de aquellos que son miembros de ella. Formar un código personal y esforzarse por vivir según este código asegura el crecimiento e integridad personal y que las acciones no causarán daño a los demás.

Deja un comentario