Definición De Vida Saludable

Un estilo de Vida Saludable es vivir de manera que excluyas cualquier influencia dañina que pueda afectar tu cuerpo. Define las medidas positivas y voluntarias que una persona puede implementar para mantener una buena salud mental y física. Esto incluye hábitos saludables en términos de dieta, tratamiento del cuerpo, sexo y medio ambiente.

Este estilo de vida implica la oxigenación, la hidratación, la nutrición, el ejercicio físico y también evitar el estrés, el tabaquismo, el alcoholismo, las enfermedades de transmisión sexual y la falta de higiene en el entorno de vida. Todas estas medidas tienen una influencia positiva en la esperanza de vida.

Un estilo de vida saludable es un recurso valioso para reducir la incidencia y el impacto de los problemas de salud, para la recuperación, para hacer frente a los factores estresantes de la vida y para mejorar la calidad de vida. Existe un cuerpo creciente de evidencia científica que muestra que nuestros estilos de vida juegan un papel muy importante en lo saludables que somos.

Desde lo que comemos y bebemos, hasta la cantidad de ejercicio que tomamos, y si fumamos o tomamos drogas, todo afectará nuestra salud, no solo en términos de expectativa de vida, sino por cuánto tiempo podremos vivir sin experimentar una enfermedad crónica.

Las enfermedades cardíacas, el cáncer, la diabetes, las enfermedades articulares y las enfermedades mentales son responsables de un gran número de muertes y discapacidades. Muchos problemas de salud pueden prevenirse o, al menos, posponerse con un estilo de vida saludable.

Para que sepas cómo lograr llevar un estilo saludable te mostramos algunos de los aspectos que debes considerar:

Comer

Vida Saludable

Los sistemas cardiovascular, musculoesquelético, inmunológico y de otro tipo dependen de un suministro continuo de nutrientes para alimentar el crecimiento celular y el metabolismo. Para obtener las docenas de formas esenciales de proteínas, vitaminas, carbohidratos, minerales y grasas, debes seguir una dieta variada.

De acuerdo con las pautas establecidas por los expertos, una dieta saludable debe contener principalmente granos integrales, frutas, vegetales y productos lácteos descremados o sin grasa. Debes consumir carnes magras como pollo y pavo, junto con legumbres, huevos y nueces saludables. Limita el tamaño de las porciones en las comidas para controlar el peso y el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de otro tipo a través de un estilo de vida saludable.

Ejercitarse

Las calorías acompañan la nutrición en los alimentos, y si no las gastas todos, aumentarás de peso. Llevar más peso aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y cáncer. Tu estilo de vida debe mantenerte en un peso saludable constante, por lo que debes mantenerte activo todos los días. Las Pautas de Aptitud Física se centran en el ejercicio de fortalecimiento muscular, como el levantamiento de pesas, junto con el ejercicio aeróbico, como caminar o correr.

Las pautas sugieren trabajar para completar 150 horas de ejercicio a la semana, pero los adultos inactivos deben desarrollarlo gradualmente bajo la supervisión de un médico. También debes incluir ejercicio, como el yoga para mejorar la flexibilidad.

Dormir

El metabolismo diario perpetúa la disminución y el rejuvenecimiento del tejido celular, y la auto reparación del cuerpo se lleva a cabo cuando estás dormido. La consolidación de la memoria y la regulación del apetito también ocurren durante este tiempo de actividad física reducida.

Los expertos en esta materia consideran de siete a nueve horas de sueño un criterio nocturno para un estilo de vida saludable.

Reducir el estrés

Tu cuerpo responde al estrés cotidiano con una liberación de hormonas que lo prepara para reaccionar. Si no alivias este estado a través de la relajación, los efectos se acumulan y pueden crear dolor muscular, dolores de cabeza, trastornos del sueño y otros síntomas. Un estilo de vida que incluye el manejo regular del estrés rompe este ciclo antes de que pueda progresar a niveles insalubres.

Los expertos sugieren limitar algunas de sus actividades para dedicar tiempo a la relajación. Logra la liberación física a través de estiramientos, masajes, yoga o ejercicios agradables. Conéctate con amigos y familiares para aliviar las presiones mentales y tómese un tiempo para leer, buscar un pasatiempo o experimentar otra actividad que te haga sentir bien.

Deja un comentario